Os presentamos a Yolanda, ¡nuestra usuaria destacada de la semana!

Os presentamos a Yolanda, ¡nuestra usuaria destacada de la semana!

Yolanda es una de las muchas personas que estudian en una ciudad y viven en otra. ¿Quieres saber cómo se las arregla? ¡No te pierdas su historia!

Yolanda es una estudiante que empezó a utilizar BlaBlaCar muy pronto. Su vertiginosa historia, con dificultades que superar, pero también llena de buenos momentos, nos ha sorprendido y queremos compartirla contigo.

Hablamos con Yolanda, una estudiante de ida y vuelta

¡Hola Yolanda! ¿Nos hablas un poco de ti?

Soy Yolanda, una chica de 18 años que, por diversos acontecimientos y casualidades de la vida, ha convertido el viajar en BlaBlaCar en su rutina diaria. Nacida en Salamanca, curso mis estudios universitarios de Educación Primaria en Zamora desde el pasado mes de septiembre y, prepárense para escuchar mi historia, ¡porque este viaje tiene muchas curvas!

¿Cómo conociste BlaBlaCar?

La verdad es que fue algo rápido e inesperado. Hace menos de un año, al comenzar mis estudios en Zamora, contaba con un piso en la ciudad que al poco tiempo tuve que abandonar por razones personales. Esto me dejó totalmente descolocada, ya que me veía teniendo que desplazarme -sin carnet ni coche- todos los días desde Salamanca hasta mi universidad.

Da la casualidad que mi tío, usuario de BlaBlaCar, me comentó acerca de la aplicación, explicándome que era una manera económica, cómoda y amena de moverse. Aunque al principio mi madre desconfiaba, decidí probarlo y fue genial. Ella ya se queda tranquila y yo puedo estudiar lo que verdaderamente quiero, haciendo trayectos diarios que son cada vez más cortos y llevaderos. A día de hoy soy lo que llaman “usuaria habitual de BlaBlaCar”, y así me conocen todos los que viajan diariamente como yo.

inside-image-1

¿Qué tipos de viajes sueles hacer?

Se trata de un tramo corto en el que muchos de los conductores y pasajeros son habituales, por lo que la relación con ellos suele ir más allá del trayecto. Tanto es así, que con la gran mayoría de mis compañeros de viaje mantengo el contacto.

Entre las personas que he conocido hay de todo, trabajadores, algún que otro estudiante como yo y viajeros de todo tipo. De entre todos, destacaría a mi amiga Isa. Con ella comencé mis primeros viajes. Cuando me conoció, yo era tímida, vergonzosa e incluso me atrevería a decir que era una chica con miedos que estaba viviendo muchas cosas nuevas de repente y no sabía cómo actuar. Ahora, después de casi un año viajando juntas y compartiendo este pequeño trayecto, a veces nos paramos a pensar, y tanto ella como yo nos sorprendemos de lo mucho que he cambiado: soy más atrevida que antes y, además, más abierta a conocer gente distinta. Y todo ello gracias a BlaBlaCar.

¿Tienes alguna anécdota que te haya ocurrido en BlaBlaCar?

Como anécdota, en una ocasión, se dieron varias casualidades en cuanto al color de coche, número de pasajeros y lugar de recogida, por lo que yo, tan ilusa y con la confianza que se da entre aquellos que usamos BlaBlaCar, fui y me monté en un coche que no era. Los chicos se miraban y no sabían qué decir hasta que uno de los pasajeros le dijo al conductor: “dile algo”.

Cuando oí esto pensé que había sido mal educada y no los había saludado, así que les dije: “buenas tardes”. Ellos seguían alucinando. No podría describir sus caras.

Finalmente, uno de ellos dijo: “perdona pero creo que te has equivocado”. Pronuncié el nombre del chico que debía recogerme y, efectivamente, ellos no eran. Salí del coche oyendo risas a mis espaldas, y yo, roja como estaba, también me reía. Resultó que ellos sólo querían echarle gasoil al coche.


¿Quieres ser nuestro próximo protagonista? ¡Cuéntanos tu historia en testimonios@blablacar.com y te la publicaremos!

También te puede interesar...

La historia de

Utilizando nuestra web, acepta que usamos cookies para llevar a cabo análisis y producir contenido y anuncios personalizados de acuerdo con sus intereses.Lee nuestraPolítica de Cookies

Publica un viaje