Os presentamos a Miguel Ángel, nuestro Embajador de la semana

Os presentamos a Miguel Ángel, nuestro Embajador de la semana

Es extremeño y fue profesor de francés durante 34 años. Ahora está jubilado y aprovecha su tiempo libre para viajar.

Miguel Ángel está en la comunidad de BlaBlaCar desde 2013 cuando, impulsado por sus hijos, decidió abrirse una cuenta. Es profesor jubilado y por ello intenta viajar todo lo que puede ahora que tiene más tiempo libre.

Hablamos con nuestro profesor jubilado

Hola Miguel Ángel, ¿nos hablas un poquito de ti?

Hola, soy docente jubilado. Fui profesor de francés de Secundaria durante 34 años y desde finales de octubre de 2015 estoy jubilado.

¿Cómo conociste BlaBlaCar?

Cuando mi hijo mayor estaba en Alemania me hablaba de viajes que hacía a Francia con un procedimiento de viaje compartido. Se juntaban varios en un coche y entre todos pagaban la gasolina. Un día mi hija me dijo que se iba a Madrid en BlaBlaCar. Yo no me fiaba mucho y fui a despedirla al punto de encuentro. Apareció una pareja a la que saludamos y la verdad es que me quedé muy tranquilo.

Mis hijos me animaron a registrarme como conductor en BlaBlaCar. He hecho de conductor y también he ido como pasajero varias veces. Yo estudié la carrera en Córdoba y siempre me iba y venía en autostop. A veces utilizaba más de cinco coches para recorrer 170 kms. Era peligroso porque ahí no tenía referencias de nada ni de nadie. Yo enseñaba el dedo y el camión o el coche paraba. Todo esto sin saber qué tipo de conductor era.

¿Qué tipo de viajes sueles hacer en BlaBlaCar?

Utilizo BlaBlaCar desde finales de 2013. Siempre que viajo, lo publico. Suelo viajar mucho a Madrid, a las playas de Isla Cristina, a Córdoba, etc. Siempre por ocio. Lo mismo un mes viajamos tres findes que nos “tiramos” dos meses sin viajar. Ahora que mi mujer y yo estamos jubilados, supongo que los viajes serán más frecuentes.

¿Qué te aporta BlaBlaCar?

BlaBlaCar ha sido una revolución para todo el mundo. Sigue habiendo mucha gente que desconfía. Yo pienso que mayoritariamente es gente que ha viajado poco en su vida y muy “cerrados” de mente. Esta semana un familiar se desplazaba a Madrid y me dijo que no sabía si irse en bus o en tren. Yo le sugerí lo de BlaBlaCar pero no todo el mundo se fía. También es verdad que es la segunda vez en su vida que iba a Madrid.

Viajar es cultura. Con BlaBlaCar supe que los docentes venezolanos se pueden jubilar a los 50 años, he llevado a viajeros con mascota y me he enterado de los hábitos alimenticios y sanitarios de los conejos, llegué a conocer las academias de Madrid donde se prepara a los futuros opositores para funcionarios, conozco muchas estaciones de autobuses de distintas ciudades… tantas y tantas cosa.

BlaBlaCar me aporta apertura mental: que el mundo no está entre las dos líneas que nos han marcado. El mundo es más abierto.

¿Tienes alguna anécdota curiosa o divertida que te haya ocurrido en BlaBlaCar?

Anécdotas muchas. Antes de navidad me llevé a dos señoras mayores a Madrid porque iban a coger su avión para Caracas. Fueron tan simpáticas que no dejaron de hablar en todo el viaje. Llevábamos recorridos treinta kilómetros y ya me dieron su móvil porque me invitaban a pasar unas vacaciones en su casa. Habían venido a ver a su hijo y sobrino y en todos los viajes culturales que hicieron por Extremadura utilizaron BlaBlaCar porque su hijo las convenció. Estaban encantadas con BlaBlaCar. Yo las recogí en casa de su hijo en Cáceres y las dejé en la Puerta del Sol en Madrid pues iban a un hotel de la calle Arenal. Normalmente, si es una ciudad pequeña, los llevo a su casa. En Madrid suelo dejarlas cerca de la estación de metro pero estas señoras eran mayores y una de ellas tenía problemas en las piernas.

Si tienes una historia y quieres compartirla con nosotros no dudes en contárnosla en testimonios@blablacar.com . ¡Quizás seas tú nuestro próximo protagonista!

Find out more about

La historia de

By using our website, you accept that we use cookies to perform analytics and produce content & ads tailored to your interests. Read our policy on cookies usage

Offer a ride