Tres destinos en el interior de Andalucía

Tres destinos en el interior de Andalucía

Desde Aracena hasta Cazorla, pasando por Grazalema, esta es la historia de tres destinos andaluces donde el sosiego, la gastronomía y la naturaleza se dan la mano para hacer de la experiencia algo inolvidable.

Te presentamos la historia de tres destinos en el interior de Andalucía. Si estás huyendo de los tópicos de sol, playa y chiringuito… ¡esta es tu ruta! quien visita Andalucía después del verano llega buscando el resguardo de una casa rural de piedra y cal a los pies de la sierra, el calor de una chimenea o las vistas infinitas a cualquier parque natural de la comunidad.

El interior de Andalucía

Sierra de Aracena y Picos de Aroche

Empezaremos nuestro recorrido en el extremo más occidental de Andalucía, en la provincia de Huelva. A apenas una hora en coche de las ciudades de Huelva o Sevilla, conduciendo dirección al norte, llegamos a la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, patria y santuario de la denominación de origen Jamón de Huelva. Zona boscosa y protegida de castaños, encinas y alcornoques, hogar de jabalíes, ciervos y gatos monteses. Incluso dicen haber visto algún lince ibérico escondiéndose en los escarpados riscos de la sierra.

Pero -como si fuese poco- Aracena no es solo naturaleza y jamón ibérico. Es también historia y cultura de la tradición andaluza, de la Reconquista, donde se alzan pueblos y aldeas que en algún tiempo fueron tierras de fronteras, tierras de nadie.

Como el pueblo de Almonaster la Real (del árabe Al-Munastir, que significa «antiguo monasterio cristiano»), donde se conservan los restos del castillo y la mezquita como testigos de piedra de otros tiempos. Es importante también el cercano pueblo de Aljar dominado por la Peña de Arias Montano, un espectacular mirador desde donde poder divisar toda la comarca. Este pueblo es el punto de partida de varios senderos que invitan al trekking y a otros deportes de aventura. Para los amantes de la historia, destacan los hallazgos megalíticos encontrados en la zona como la sillita del Rey, además de varios yacimientos árabes y romanos.

Por otro lado destacamos la localidad de Aracena, que da nombre al parque natural y que se identifica como la capital de la comarca. Fortaleza islámica en tiempos de la Reconquista fue convertida en castillo y enclave cristiano tras la caída de la ciudad. El descubrimiento de la Gruta de las Maravillas en el siglo XIX posicionó, ya entonces, a la comarca como destino serrano. Hoy en día el municipio de Aracena es elegido por los viajeros como base desde donde descubrir los pueblos de alrededor.

Sierra de Grazalema

Dos horas y cuarenta minutos después de haber salido de Aracena, conduciendo dirección sureste hacia la provincia de Cádiz, pasando por las ciudades de Mairena de Aljarfe, Utrera y Algodonales llegamos al municipio que da nombre a nuestro siguiente parque natural: Grazalema. La Sierra de Grazalema tiene el record de ser la región española donde más llueve a lo largo del año, lo cual ha creado un microclima de características únicas en el mundo que da lugar a bosques húmedos y cerrados de especies casi extinguidas, como el pinsapo.

Desde el pueblo de Grazalema salen varias rutas de senderismo como la Ruta del Pinsapar donde disfrutaremos de un paseo por el único bosque de pinsapos del mundo. Tras la ruta es imprescindible reponer fuerzas en algún restaurante del pueblo, sentarse en uno de sus miradores a la sierra y degustar los platos típicos de la zona como la caldereta de cordero, el queso payoyo o las setas de otoño.

La Sierra de Grazalema alberga también la ruta de los pueblos blancos, un itinerario que llevará al viajero de pueblo en pueblo conociendo la historia y la gastronomía local. De la ruta destaca, escarpado en un risco, Arcos de la Frontera, con sus espectaculares casas palaciegas de una aristocracia ya desaparecida, su castillo, la parroquia de Santa María de la Asunción o sus innumerables iglesias, plazuelas y conventos.

A menos de una hora de Arcos llegamos a Ubrique, en pleno Parque Natural. En sus proximidades se han localizado restos de la antigua urbe romana de Ocurris. No muy lejos del enclave, durante el dominio musulmán se construyó la fortaleza Cardela, hoy conocida como el Castillo de Fátima. Para los amantes de las compras, cabe destacar que en Ubrique se encuentra uno de los mayores núcleos de trabajo de piel de Europa, siendo muy abundantes en el pueblo (y en toda la región) las tiendas de marroquinería y peletería.

Desde Ubrique conduciendo hacia el norte y atravesando el Parque Natural de Sierra de Grazalema llegamos al municipio de Setenil de las Bodegas. Setenil es un pueblo blanco construido en la roca. Un laberinto en el que las cuevas y las casas se confunden para ser un todo y donde la ciudad serpentea para perderse en los recovecos de un entorno rocoso y singular. Setenil es, en definitiva, un escenario mágico legado del capricho de la naturaleza. El simple hecho de pasear por sus calles y admirar las construcciones imposibles, de sentarse en una de las terrazas de las Cuevas del Sol o de la Sombra basta para sentirse pleno en este entorno de ensueño.

A escasos veinte minutos al norte de Setenil se encuentra el pueblo de Olvera. Esta localidad conserva una fortaleza árabe, donde subir por sus escalinatas hasta la torre más alta y admirar las vistas o esconderse tras las almenas creyéndose defensor de la ciudad forma parte del particular encanto de visitar el municipio. En la Plaza de la Iglesia se alza la Parroquia de la Encarnación de construcción neoclásica y que, junto al castillo, forman un tándem arquitectónico único en su especie. En Olvera se halla también el Peñón de Zaframagón, la mayor zona de anidación de buitres leonados de Europa y hábitat protegido de otras aves como cernícalos y halcones, lo que convierte a este pueblo en un destino obligado para los amantes de las aves.

Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas

El tercer parque natural que visitaremos será el de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas. Situado en el extremo nororiental de la provincia de Jaén es conocido por ser el mayor espacio natural protegido de España y el segundo de Europa.

El Parque Natural de Cazorla es idóneo para disfrutar de actividades al aire libre. Con una fauna y una flora autóctona y de gran valor, donde la naturaleza se impone por encima de todo, la oferta de ocio en este parque natural está siempre ligada al entorno.

Una de las actividades más singulares que se pueden realizar en el parque es asistir a la Berrea. La época de apareamiento de los ciervos es el otoño y uno de los mejores lugares para ver a los machos luchar entre sí por perseguir y cubrir a las hembras es la Sierra de Cazorla. El bramido de los ciervos es un sonido único que tiene algo de hipnótico cuando resuenan en los valles del Parque Natural. Para ser testigo de este ritual debes hacerlo siempre acompañado por guías de la zona que te enseñen los mejores lugares y las normas de respeto básicas que debes seguir para presenciar el espectáculo. Una buena zona para empezar a preguntar es el entorno del Embalse del Tranco o los montes de la aldea de Onsares.

Por otra parte, Cazorla y Segura son conocidas por sus rutas de senderismo. En otoño los colores de los árboles son eclécticos y cambiantes; y las nogueras, los olmos, los fresnos y los arces nos deleitan con sus tonalidades. Pasear por los valles o las veredas de los ríos es una delicia cuando el entorno invita a fotografiar el paisaje o simplemente a disfrutar de él. Algunas rutas recomendadas son el ascenso al nacimiento de rio Cerezuelo (8 km), la Peña Halcones (17 km) o la subida al monte Gilillo (21 km).

Finalmente otra actividad peculiar que se puede hacer en el Parque es la recogida de setas. Las setas surgen tras las primeras lluvias de otoño, cuando la humedad relativa del campo aumenta a la par que las temperaturas suaves pre-otoñales se mantienen estables al margen de los primeros fríos. En la zona de Cazorla y Sierra de Segura predominan los níscalos, que son las setas mejor conocidas por estas tierras, además de las más apreciadas. Para buscarlas se recomienda tener conocimientos micológicos y saber dónde hacerlo. En el Parque Natural de Sierra de Cazorla y Segura los tres lugares preferidos de los aficionados a esta práctica son: el Valle de la Yedra, el Barranco del Gallinero y el Valle de Zumeta.

El otoño es una estación de cambio en la que caen las primeras lluvias, pero también las primeras hojas y las primeras nieves. El otoño es, a veces, una prolongación del verano o un invierno prematuro que se apresura y en el que el cambio es una constante. Llegan aves del norte y se van otras al sur, cambian los colores de las hojas de los árboles y también cambia el olor del campo, a tierra húmeda y a carbón de chimeneas.

El otoño invita a salir al bosque a ser testigos de esos cambios y a recrearse en ellos. Los destinos rurales ganan en popularidad. Las casas, las fincas y los albergues se llenan de amantes de la naturaleza que buscan huir de las ciudades, que quieren disfrutar del silencio, de los productos y del frescor del campo.

¿Y tú, has preparado ya tu escapada rural para este otoño en BlaBlaCar?

Busca tu viaje Publica tu viaje

También te puede interesar...

Guías de viaje

Utilizando nuestra web, acepta que usamos cookies para llevar a cabo análisis y producir contenido y anuncios personalizados de acuerdo con sus intereses.Lee nuestraPolítica de Cookies

Publica un viaje